Yo por el confeti, MA-TO

8 Feb

Canones-lanzadores-infantil-Ana-Mato_EDIIMA20130206_0128_13

KATY L.

Las fiestas de cumpleaños son un evento ineludible en toda familia de bien. Lo son porque permiten a sus miembros aparentar durante unos instantes que todo va bien. Hablo de estas citas por una razón fundamental, porque a ciertos representantes de nuestro Gobierno les encanta el confeti, pero no una bolsita ni dos, sino toneladas ingentes de confeti.

A mí personalmente me encantan los cumpleaños, me gusta que tengamos un día al año para recordar que nacimos y que aún seguimos vivos. Pero las fiestas de las que hablo aquí no tienen una tarta casera de chocolate, ni vasos de plástico, ni chándales baratos. No las conocéis, quizás habéis oído hablar de ellas, incluso en alguna ocasión habéis rozado la posibilidad de ser invitados, pero jamás a las fiestas que organizaban el matrimonio que formaban Ana Mato y Jesús Sepúlveda.

En el informe policial realizado por la Unidad contra Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) la actual ministra de Sanidad aparece como receptora de diversos regalos, como “baratijas” de Louis Vuitton que ha asegurado no “conservar” ni “recordar”. Bien es cierto que el uso de estos verbos le confiere un destello un tanto sospechoso.

Pero volvamos a las fiestas de cumpleaños, porque precisamente este informe policial muestra las facturas de uno de los aniversarios de los hijos de Ana Mato; como ya les dije, se trata de un evento de “otro rollo” porque en él se emplearon más de 2000 euros. Pero esa es solo una de las “raves” organizadas en el “botellodromo” de este matrimonio, porque a otra de sus hijas le regalaron una suculenta dosis de globos valorada en más de 200 euros. La ministra niega tales acusaciones, pero bien es cierto que en el recibo aparece un tierno “Estimada Ana”.

Entre tanta normalidad, en medio de este oasis de transparencia surgen otras tantas facturas “de bien”. La mejor para mí sin duda es la que protagoniza “el confeti”; normalmente acostumbramos a tirar agua en los bautizos, dinero en las comuniones o arroz en las bodas, pero en determinados grupúsculos selectos “el confeti” es un bien muy preciado. Digamos que así como la sanidad no se sostiene, el confeti sí.

El informe policial hecho público hace unos días resalta esta “popular” circunstancia. De hecho resalta que en una de las tres fiestas de cumpleaños que la trama Gürtel supuestamente financió a la familia Mato-Sepúlveda se gastó 4680 euros en “confeti”.

Según las informaciones publicadas por diversos medios se utilizaron grandes cañones profesionales para lanzar este “caviar de papel”. Estos cañonazos se utilizan para grandes eventos al aire libre y como ya os dije esto debía ser más una “rave” que un cumpleaños. Imagínense a decenas de personas degustando las hojillas coloreadas que algún tierno trabajador había introducido en aquellas “armas de festividad masiva”. Imagínenselo, porque allí los únicos que recibían auténticos regalos eran los padres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: