Bienvenida, Miss La Mancha

19 Feb

EVA Y.

¿Cómo escapar al tema de la semana? Los Goya y su resaca. La puesta de largo del cine español; el glamuroso escaparate de la producción fílmica del año. No me escapo, no. Y, para seguir la tendencia informativa, tampoco voy a hablar de cine. No os asustéis, no significa eso que vaya a seguir trillando el tema de los discursos reivindicativos, la confusión en la entrega del Goya a la Mejor Canción y muchísimo menos el rollo de los modelitos.

Lo que más me llamó la atención de la gala no fue nada de eso. Lo que más me llamó la atención fue la reacción del equipo cubano de ‘Juan de los Muertos’ cuando sonaron sus nombres para recoger el premio a la Mejor Película Iberoamericana. A todo el que siguiera la ceremonia le haría gracia el personajillo enjuto y gesticulante de camisa roja y pelambre disparado. Ese que casi necesita una bombona de oxígeno para decir que “en Cuba no hay de nada pero se hace de todo”. Una gran sentencia que quedó diluida entre ademanes desbocados.

Nos cuesta comprender ese exceso de emoción cuando muchos de nosotros vemos la gala como algo rancio y amañado, maquillado con esnobismo de ‘Todo a 100’. En resumen, que la seguimos con afán de crítica tuitera, con actitud de marujas multimedia.

Pero al caso: en ese momento y siguiendo los tratados de Hume, mi mente puso en marcha la asociación de ideas. Al apreciar el entusiasmo del muchacho cubano recordé  esa máxima, casi proverbial, que nunca nadie dijo pero todo el mundo escuchó sobre el prestigio del máster que cursé el pasado año: “Este título está muy valorado en Latinoamérica”, decían las voces sin dueño. Y, ahora, a toro pasado, pienso: “Pssss…”.

Nosotros, desde dentro, y viendo como está el panorama no asimilamos que en otros países valoren lo que aquí hacemos. Es más, cuando sabemos que algo nuestro es objeto de veneración pensamos: “Pssss…” . Pero para entender la admiración que en Latinoamérica parecen sentir por España tenemos que situarnos en perspectiva. ¿Es que acaso no recordamos el famoso “Peeeedrooooo” de Penélope Cruz en los Oscar de 1999? Tímpanos perforados y vidrieras rotas fueron las consecuencias de aquel berrido más propio de un ‘heavy’ que de una señorita de Alcobendas… pero es lo que tiene estar sometida al influjo de 50 estrellas blancas. Reconozcámoslo: aunque de boquilla EEUU sea el blanco de nuestro odio también es -muchas veces inconscientemente- nuestro referente de máxima aspiración. ¡Nosotras mismas dedicamos un podcast a nuestro primer visitante yankee e ignoramos a chinos, venezolanos, rusos y demás comunistas!

Volviendo al tema de los Goya, la gala comenzó con un ‘remake’ de ‘Bienvenido, Mr Marshall’. Esa cinta que nos recuerda el catetismo patrio del que todos hemos pecado alguna vez y que nos hace empatizar con  la fascinación del joven colibrí cubano por un premio de nuestro país.

Aunque los gobiernos de Sudamérica se empeñen en quitar complejos a golpe de expropiación -y esto no es un reproche-, tal vez algún día el Luis Berlanga de las Américas se sirva de la sutil magia del cine para poner a los suyos frente a un espejo. Ese Luis (José Wilfredo) Berlanga cogerá prestada alguna figura de relumbrón de la metrópoli española -pongamos, por ejemplo, a María Dolores de Cospedal- y retratará con humor e ironía la admiración de sus  paisanos ante ese ídolo venido de Castilla.

Y esa película se llamará ‘Bienvenida, Miss La Mancha’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: