Jorge Fernández Díaz no es gay, es del Opus Dei

4 Mar

jorgeee

KATY L.

El Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, exclamaba hace unos días ante la Santa Sede en Roma, que el matrimonio homosexual  “no debe tener la misma protección por parte de los poderes públicos” y que no garantiza la pervivencia de la especie. Bien, detrás de este despropósito humano hay una larga historia, preparen el equipaje porque vamos a hacer un explicativo “peregrinaje” por la vida de este “buen cristiano”.

Jorge es el segundo de una familia de diez hermanos, su padre, militar franquista nacido en Navarra, correteó por la península hasta asentarse en Barcelona, ciudad en la que nuestro ministro creció como ser y como político. Tras conseguir formar parte del Cuerpo de Inspectores Superiores de Trabajo y Seguridad Social del Estado, Fernández Díaz inició su andadura en el centro-derecha catalán. Su recorrido dentro de formaciones como UCD y CDS le llevó hasta Alianza Popular, donde asentaría su carrera  política hasta hoy.

Fiel escudero de Mariano Rajoy durante los gobiernos de Aznar, Fernández Díaz alcanzó la cima de las “carteras políticas” cuando el gallego se alzó como presidente en noviembre de 2011. Cuando juró su cargo afloró su “buen cristiano” y aseguró ser muy devotos de Santa Teresa. Su relación con ella va más allá de un simple juego, oculta la historia de su niñez.

Jorge esconde un idílico pasado en tierras aragonesas, concretamente en Maluenda; cuando era niño acudía con frecuencia a esta pequeña localidad para visitar a su tío, sacerdote y capellán del convento de las carmelitas. Su tío, se llamaba como él y compartían apellido, así, el Padre Jorge Fernández hizo de magnífico maestro para Jorge Junior, que conoció de primera mano la vida de la clausura y la profunda religiosidad que habita entre los seculares muros de “las descalzas”.

maluenda

En la actualidad dieciséis monjas habitan en el convento de Maluenda, que no de Marhuenda. Nueve de ellas son peruanas, según dicen, para fortalecer  a un equipo donde las monjas españolas ya superan los 80 años de edad. Son un fiel reflejo de la “pervivencia” de esta institución, que se ve obligada a buscar más allá de nuestras fronteras para proteger nuestra especie.

En su despacho del Congreso de Los Diputados, Jorge Fernández Díaz tiene un enorme retrato de Tomás Moro, santo al que Juan Pablo II pedía que se encomendaran los políticos para obtener fortaleza, paciencia, perseverancia y buen humor. Quién sabe si esta imagen sirve para evitar que Artur Mas realice consulta alguna, o para permitir que los sacerdotes como su tío puedan reproducirse por gracia de Dios.

En una entrevista que concedió como ministro, Jorge aseguraba haber sufrido una “conversión”, decía que antes no negaba a Dios, sino que simplemente vivía como si no existiera. Manifestaba que todo cambió cuando se dio cuenta de que su vida solo tenía sentido a la luz de Dios y reconocía que su plan de vida está muy próximo al Opus Dei. De hecho, es miembro de la organización, es un supernumerario más.

Todas las actividades dirigidas a ellos se separan para hombres y para mujeres, y es aquí donde puede radicar el origen de sus crispantes palabras sobre la homosexualidad. Un hombre acostumbrado a relacionarse con hombres, un hombre que respeta la vida humana y que ha visto que aunque el roce hace el cariño, nunca es suficiente.

Jorge dice que sufrió su “iluminación”en el año 1997, aunque tuvo un camino de retorno allá por 1991 cuando fue a Las Vegas y pensó “donde abundó el pecado, sobreabundó la Gracia”. El ministro piensa que las cosas no suceden porque sí, gracias a los amigos o por lo listo que uno sea, para explicarlo citaba a San Agustín y exclamaba “Ah, Señor, eras Tú”. Aunque lo que verdaderamente quería decir fuese, “Ah, Rajoy, eras Tú”.

Anuncios

2 comentarios to “Jorge Fernández Díaz no es gay, es del Opus Dei”

  1. Antonio J. marzo 5, 2013 a 11:59 am #

    Se puede criticar a Fernández Díaz en muchas cosas. Pero resulta que, a fin de cuentas, con este esfuerzo por menoscabar la integridad del ministro, has conseguido todo lo contrario Katy. Nos muestras a una persona con principios y valores. Unos valores que realmente nos ayudarían a salir de la crisis y, sí, a ser mejores seres humanos.
    Un saludo y enhorabuena por el proyecto.
    Antonio J.

    • bustocracia marzo 5, 2013 a 2:00 pm #

      En Bustocracia no intentamos, hacemos. En este escrito no hace falta intentar nada, nos basamos en algunas de las historias vitales de un hombre que se supone representa y defiende los valores de los españoles, entre ellos los homosexuales. En ningún momento hemos utilizado la religión para menoscabar la integridad de nadie, todo lo contrario, utilizamos sus actitudes de fé para explicar las alteraciones neuronales que han podido llevarle a pensar que un representativo grupo de nuestra sociedad no merece ser protegido igual que los demás. El pueblo merece conocer qué hay detrás de sus palabras, sobre todo cuando políticos como él no no sirven ni para dar explicaciones.

      Gracias por leernos y por tu opinión, bienvenido a Bustocracia.Tony!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: