Hola, eres europeo ¿Qué sabes de Chipre?

20 Mar

KATY L.

Hay veces que una escucha el nombre de algún país y piensa: me suena. Esto suele pasar con lugares que no son instintivamente actualidad, o que simplemente no han salido en las suficientes películas como para haber recreado una escena emotiva en nuestra mente. Cuando me surgió esta idea en la cabeza no pude evitar recordar el que para mi es el gran ejemplo: la curiosa pregunta que realizó hace ya unos cuantos años un miembro del jurado del Certamen de Miss España a una de las candidatas. He aquí la gran pregunta del embajador de Rusia: ¿Qué sabes de mi país?

Bueno, pues esto mismo es lo que pensé que ocurriría en muchas casas al ver que repentina e inexplicablemente Chipre había “cobrado” todo el protagonismo en nuestra particular conversación de sobremesa. Chipre siempre ha estado ahí -bueno, más bien allá-, justo debajo de Turquía. Es una isla, un trocito de tierra que ha sido “rescatado” por Europa. Ahora mismo no sé si me resulta más sencillo explicar qué es Chipre o qué es Europa, incluso el término “rescate” me otorga cierto matiz abstracto que repatea el común sentido de la vida.

Pero hablemos de Chipre, porque es un país que en cierto modo ya había sido “rescatado”. Cuando utilizo este término no pretendo en ningún momento hacerlo de forma positiva, incluso me atrevería a verlo como una especie de maldición. Bien, pues este histórico rescate chipriota tiene una explicación muy visual, si observáis la isla podréis ver que la parte norte pertenece a Turquía, que ocupó este territorio en el año 1974. Reino Unido es el otro beneficiario de la tarta, poseyendo dos enclaves soberanos. En cierto modo tiene gracia que sean precisamente Turquía y Reino Unido los que se coman este manjar tan repentinamente europeo.

chipretur

Pero la conocida “problemática chipriota” se remonta al mismísimo siglo XIX. Este enclave ha sido desde siempre un objeto de deseo para todas las almas colonizadoras: Gran Bretaña fue en 1878 la última gran potencia que ocupó la isla. Sin embargo, la problemática sigue vigente, los chipriotas, tanto griegos como turcos, han coexistido durante siglos, viviendo o más bien malviviendo una de las transiciones sin resolver más amargas de nuestra era. Como os comentaba, si observáis el mapa Turquía sigue resistiéndose a los designios de las Naciones Unidas y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, desde que en el año 1983 el partido turco declarase de forma unilateral la zona ocupada como Estado Independiente bajo el nombre de “República Turca del Norte de Chipre”. Bien, a pesar de constituirse como país independiente en 1960, la República de Chipre sigue dividida a la fuerza y es actualmente el único país en Europa que vive una situación similar desde el fin de la Guerra Fría.

En 2004 la Unión Europea le abrió sus puertas sin haber conseguido acceder como país unificado, pero ¿Qué país lo está? Los esfuerzos del pueblo han chocado continuamente con la negativa de la administración turca, una actitud en cierto modo respaldada por la comunidad internacional, ya que a pesar de las numerosas resoluciones y castigos de boquilla, las sanciones nunca sobrepasaron las puertas cerradas de la diplomacia. El mejor ejemplo para mostrar la impunidad de la situación tuvo lugar con el referéndum celebrado en el año 2004; a los chipriotas se les exigió decidir si rechazaban un plan que seguía manteniendo a Turquía como dominador de Chipre. La parte turca insistía en que no iba a desocupar las áreas acordadas hasta que las 40.000 personas que en ese momento las ocupaban estuviesen seguras, pero me pregunto yo ¿Qué pensaron los grecochipriotas que fueron desplazados por la fuerza en 1974?

Todo esto que os cuento puede resultar un material pesado, pero quizás sirva para entender que más allá de este trozo de tierra, hay una larga historia, una tensión institucional que mucha gente desconoce y de la que muchos políticos españoles se jactan cuando bromean y alegan haber respirado porque Chipre ha sido rescatado pero nuestro país no.

Nos creemos importantes, nuestro Imperio Contraataca sigue viviendo de rentas, mientras Chipre, paga las consecuencias del tamaño, de la historia, del “mal de la colonia”. Su pueblo debe pagar el devastador grosor de su banca, las sucursales han cerrado y las condiciones son inamovibles. Con todo este “percal” el Parlamento chipriota ha dado su primera negativa a Bruselas. Pero aquí señores “europeos” hubiese estado bien hacer un “democrático” referéndum al pueblo, aunque quizás los “comandantes” del Eurogrupo tengan aún muy presente la votación de aquel referéndum de 2004 en el que las personas dijeron: “NO, ASÍ, NO”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: