Archivo | Verdaderamiente RSS feed for this section

Hola, eres europeo ¿Qué sabes de Chipre?

20 Mar

KATY L.

Hay veces que una escucha el nombre de algún país y piensa: me suena. Esto suele pasar con lugares que no son instintivamente actualidad, o que simplemente no han salido en las suficientes películas como para haber recreado una escena emotiva en nuestra mente. Cuando me surgió esta idea en la cabeza no pude evitar recordar el que para mi es el gran ejemplo: la curiosa pregunta que realizó hace ya unos cuantos años un miembro del jurado del Certamen de Miss España a una de las candidatas. He aquí la gran pregunta del embajador de Rusia: ¿Qué sabes de mi país?

Bueno, pues esto mismo es lo que pensé que ocurriría en muchas casas al ver que repentina e inexplicablemente Chipre había “cobrado” todo el protagonismo en nuestra particular conversación de sobremesa. Chipre siempre ha estado ahí -bueno, más bien allá-, justo debajo de Turquía. Es una isla, un trocito de tierra que ha sido “rescatado” por Europa. Ahora mismo no sé si me resulta más sencillo explicar qué es Chipre o qué es Europa, incluso el término “rescate” me otorga cierto matiz abstracto que repatea el común sentido de la vida.

Pero hablemos de Chipre, porque es un país que en cierto modo ya había sido “rescatado”. Cuando utilizo este término no pretendo en ningún momento hacerlo de forma positiva, incluso me atrevería a verlo como una especie de maldición. Bien, pues este histórico rescate chipriota tiene una explicación muy visual, si observáis la isla podréis ver que la parte norte pertenece a Turquía, que ocupó este territorio en el año 1974. Reino Unido es el otro beneficiario de la tarta, poseyendo dos enclaves soberanos. En cierto modo tiene gracia que sean precisamente Turquía y Reino Unido los que se coman este manjar tan repentinamente europeo.

chipretur

Pero la conocida “problemática chipriota” se remonta al mismísimo siglo XIX. Este enclave ha sido desde siempre un objeto de deseo para todas las almas colonizadoras: Gran Bretaña fue en 1878 la última gran potencia que ocupó la isla. Sin embargo, la problemática sigue vigente, los chipriotas, tanto griegos como turcos, han coexistido durante siglos, viviendo o más bien malviviendo una de las transiciones sin resolver más amargas de nuestra era. Como os comentaba, si observáis el mapa Turquía sigue resistiéndose a los designios de las Naciones Unidas y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, desde que en el año 1983 el partido turco declarase de forma unilateral la zona ocupada como Estado Independiente bajo el nombre de “República Turca del Norte de Chipre”. Bien, a pesar de constituirse como país independiente en 1960, la República de Chipre sigue dividida a la fuerza y es actualmente el único país en Europa que vive una situación similar desde el fin de la Guerra Fría.

En 2004 la Unión Europea le abrió sus puertas sin haber conseguido acceder como país unificado, pero ¿Qué país lo está? Los esfuerzos del pueblo han chocado continuamente con la negativa de la administración turca, una actitud en cierto modo respaldada por la comunidad internacional, ya que a pesar de las numerosas resoluciones y castigos de boquilla, las sanciones nunca sobrepasaron las puertas cerradas de la diplomacia. El mejor ejemplo para mostrar la impunidad de la situación tuvo lugar con el referéndum celebrado en el año 2004; a los chipriotas se les exigió decidir si rechazaban un plan que seguía manteniendo a Turquía como dominador de Chipre. La parte turca insistía en que no iba a desocupar las áreas acordadas hasta que las 40.000 personas que en ese momento las ocupaban estuviesen seguras, pero me pregunto yo ¿Qué pensaron los grecochipriotas que fueron desplazados por la fuerza en 1974?

Todo esto que os cuento puede resultar un material pesado, pero quizás sirva para entender que más allá de este trozo de tierra, hay una larga historia, una tensión institucional que mucha gente desconoce y de la que muchos políticos españoles se jactan cuando bromean y alegan haber respirado porque Chipre ha sido rescatado pero nuestro país no.

Nos creemos importantes, nuestro Imperio Contraataca sigue viviendo de rentas, mientras Chipre, paga las consecuencias del tamaño, de la historia, del “mal de la colonia”. Su pueblo debe pagar el devastador grosor de su banca, las sucursales han cerrado y las condiciones son inamovibles. Con todo este “percal” el Parlamento chipriota ha dado su primera negativa a Bruselas. Pero aquí señores “europeos” hubiese estado bien hacer un “democrático” referéndum al pueblo, aunque quizás los “comandantes” del Eurogrupo tengan aún muy presente la votación de aquel referéndum de 2004 en el que las personas dijeron: “NO, ASÍ, NO”.

Anuncios

Esto es otro estúpido artículo de opinión sobre Venezuela

6 Mar

CARLOS MIER

Hoy parece que todos hemos vivido en Caracas los últimos 15 años de nuestra vida. Comimos arepas, acabamos las frases con chévere, lucimos moreno de Isla Margarita y cantamos los goles de la vino tinto. De uno y otro lado lanzamos proclamas encendidas con que si la democracia, blablablá, que si la revolución, blibliblí. Es media tarde del día siguiente a la muerte de Chávez y estoy un poco hastiado ya de tanto (anti)Chavismo, así que me temo que no me va a quedar más remedio que hastiaros un poco a vosotros para hacer más llevadero el miércoles.

Yo, nacido en Asturias, residente en Madrid y aún insubordinado de ultramar, he querido ahora ser muchísimo más cauteloso. Raro en mí. La muerte de Chávez me pilla con un océano de por medio, y quizás ese ha sido el detonante que ha accionado una conexión televisiva en la que me retransmito a mí mismo manteniendo discusiones acaloradas sobre cosas de las que no tengo ni pajolera idea. Claro está, acompañado de un sinfín de contertulios que saben que se imaginan que saben tanto como yo del tema en cuestión. Venezuela es uno de nuestros favoritos. Cuando me he visto sentado con pierna cruzada, mano en mentón y ojos entornados con mirada orientada al infinito he estado a punto de desmayarme. Nunca hagáis examen de conciencia con la mitad de la semana por delante.

Dicho esto, queridas bustócratas y queridos bustócratos, y lejos de atreverme yo a opinar sobre el legado del amigo Chávez, he preferido dejaros una compilación de artículos para que comprobéis por vosotros mismos la dimensión de la tragedia. Y no me refiero a la tragedia panegírica sino más bien a la tragedia mediática. Sé que en parte es tirar piedras contra mi propio tejado y que la crítica corporativa está mal vista por mucha gente, pero esto es un post en el que pretendo ser un simple lector. Estoy seguro de que si lo hubiera tenido que escribir yo, la cosa hubiera sido incluso peor.

Lógicamente he elegido extractos de los dos grandes periódicos de tirada nacional porque en Bustocracia estamos obsesionados con la actualidad, ya que de lo contrario no podríamos competir en la Champion Lig de la información. Bueno, y porque he quedado para tomarme unas cañas en una hora, aparte de que estas tías pagan más bien nada por los textos. Que mucho periodismo libre pero luego colaboraciones gratuitas. Fascistas neocons.

Bueno, que El País será un gran periódico y eso, pero con Venezuela se le suele ir la olla. En el Pedro Jota Team no van tan allá, pero también se les ve el plumero. En contraposición también os adjunto alguna cosilla de medios digitales pequeños para que observéis diferencias. Lo de ABC, Gaceta y demás ya lo dejamos para otra ocasión, que no seré yo el que les genere visitas. Eso sí, por 15.000 al año hablamos, Marhuenda.

Espero que los disfrutéis. Hoy voy del palo del típico tío guay que dice aquello de “sacad vuestras propias conclusiones”. Juro que en breves volveré a ser ese listillo pseudoadoctrinante de otras ocasiones.

Os apuesto medio bolívar a que no llegáis al final. ¡Viva la revolución bustocrática!

DIARIO EL PAÍS
Para que lo cojáis con gusto, primero lo más gracioso. Os dejo los artículos de la edición digital de El País de hoy, todos repletos, como ya os imaginaréis, de datos que sustentan las opiniones vertidas en los mismos. Una lección de periodismo, vamos. Le doy un beso en un ojo al que encuentre más de tres argumentos que no estén basados en la megalomanía, las ínfulas dictatoriales y la “ineficiencia” de la economía venezolana. ¿Ineficiente con respecto a qué? Me encanta. Que sepáis que sois todos unos jodidos ineficientes.

  • Esto es un “análisis” ecuánime donde el único dato numérico son las fechas. Me encanta el uso de “miles de…” para ilustrar la situación. Ah bueno, sí, está éste: “Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la pobreza en Venezuela se situaba en un 49,4% en 1999 y era del 27,8% en 2010”. Pero luego ya le da igual hasta el final.
  • Título: “Un caudillo avasallador e imbatible”. Crema pura. Único número ilustrativo: 400.000 millones de dólares. Se ve que son los que ha invertido el gobierno chavista en la erradicación de la pobreza en la última década. El dato vuelve a perderse en el texto como una lágrima en la lluvia, una vez más, como si diera igual. Utiliza, como he visto también en la televisión, el concepto “pobre” o “clases populares” como el que se refiere a “conservadores” o “socialistas”. Son la “base” del electorado de Chávez. Como si la pobreza fuera una opción política. Ojo a “la pelota de Beisbol” y al “Marisabel, esta noche te voy a dar lo tuyo”. Top.
  • En este, sobre el petróleo, no tengo muy claro qué carajo quieren decir. ¿Está mal que Venezuela haya suministrado petróleo al resto de países de la región? ¿Dios puso el petróleo en zonas del mundo donde no saben aprovecharlo, doctor Kissinger? I have no fucking idea about the idea, with all due respect. Teniendo en cuenta el título, la maniobra de despiste te obliga a arquear las cejas: “El sillón de Bolívar queda vacante”. Mi má.
  • Venga bah, el editorial no lo manipulo.
  • Este otro es de lo más normal que hay en la edición digital de hoy. Es de Joaquín Villalobos, un guerrillero salvadoreño de estos arrepentidos, crítico con la izquierda latinoamericana después de haber estudiado en Oxford de mayor y reciclarse a político centrista. Aun así, y con la pertinaz sequía de datos o argumentos, de lo poco normalillo que se puede leer, contando con el sesgo ideológico y todo.
  • Descojonante. No he podido llegar al final. Llama mucho la atención el titular “Un molesto gatito para el Imperio”, pero luego al final se descubre que la cosa tiene carne de caballo y bacterias fecales.
  • Ataques a la eficiencia económica. No os apuréis porque no hay fuentes. Luego os pongo lo mismo pero al revés. Hay que tener fe, esto va de tener fe. 

Bueno, y poco más en El País digital. Leo informaciones secas sobre los siete días de luto y lo adoctrinada que está la marea roja recordando al “mandatario”. Luego me quedo con la sensación generalizada de que los venezolanos son retrasados y están incapacitados para decidir por ellos mismos. Finalmente no puedo evitar echarle un vistazo a un par de recopilatorios de “frases y chascarrillos” muy ilustrativos y dignos de cuenta de youtube. Supongo que esta tónica se mantendrá todavía unos cuantos días.

*Para saber más de las razones por las que a PRISA no le gusta el Chavismo:
http://www.nodo50.org/plataformabolivariana/Opinion/InteresesPrisaAmerica.htm
http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article42306
http://www.eldigitaldecanarias.net/enviar2885.php
https://www.diagonalperiodico.net/saberes/intereses-empresariales-marcan-rechazo-prisa-gobiernos-venezuela-y-bolivia.html
http://www.revistapueblos.org/old/spip.php?article941
http://www.soberania.org/Articulos/articulo_1129.htm

Algunos están cogidos con pinzas y otros tiene algunos años, pero valen igual. Fe, amigos. Fe.
Me voy con Peter Jay.

EL MUNDO
A mí personalmente El Mundo me ha dado menos ganas de vomitar, aún dentro de su falta de pluralidad de opiniones y sus datos sin ningún tipo de referencia.

El déficit fiscal venezolano es el más alto de Latinoamérica. El país tiene que luchar con una inflación del 40% y la escasez de productos es moneda corriente. Mientras la boliburguesía se enriquece, la revolución ha destrozado a la economía venezolana. Y el ogro filantrópico ocupa el puesto 143 (de 144 países) en el Índice Global de Competitividad (¿Qué índice?¿Por qué no me lo facilita?) en la categoría de “desperdicio de gasto público”. Más de 20.000 venezolanos han perdido la vida por la inseguridad ciudadana y la corrupción alcanza niveles sistémicos. Amnistía Internacional y Human Rights Watch han denunciado continuas violaciones a los derechos humanos (¿Cuáles?). Esta es la herencia real del chavismo: la destrucción institucional, la consolidación de un modelo asistencialista insostenible en el tiempo y la polarización cainita que amenaza la gobernabilidad. 

Basta con teclear índice Global de la Competitividad en Google para consultar ese informe, comprobar quién lo realiza (Foro Económico Mundial, ah es verdad, los que organizan Davos todos los años) y ver quién ocupa los primeros puestos (nuestra querida Suiza, seguida de cerca por Singapur y con el gran Hong Kong en undécima posición). Creo que a esos tres países los podemos encontrar bastante arriba en otra lista. Venga bah, que no hago sangre, si en realidad adoramos la palabra competitividad, ¿no?. A ver, al autor puede que le hayan pedido el artículo de un día para otro. Tampoco hay que exagerar.

“Sólo un 8% de las mayores empresas españolas cree que la crisis internacional ha golpeado a la economía venezolana. Esta es una de las conclusiones del informe ‘2012: Panorama de Inversión Española en Latinoamérica’ del IE Business School.  El estudio dirigido por el economista Juan Carlos Martínez Lázaro, que recoge las opiniones de una treintena de las empresas que cotizan en el selectivo Ibex 35, destaca cómo Venezuela vive un presente económico dulce pero sobre su futuro hay muchas sombras. Un 45% de las compañías considera que la situación económica de la República Bolivariana es ‘muy buena’ y otro 40% la tacha de ‘buena’. Ninguna cree que le vaya ‘mal’, como sí ocurre con Brasil y Chile.”

¿En qué cojones quedamos?¿Es un buen negocio Venezuela o no? A veces vestir con estudios un artículo hecho a prisa y corriendo juega malas pasadas.

Luego ya, un vídeo conmemorativo (http://www.elmundo.es/especiales/internacional/hugo-chavez/video.html), selección de greatest hits (¿Por qué no te callas?, etc), marea roja “alienada” en Caracas, otra vez la sensación de que los venezolanos que votan a Chávez son retrasados, y así vuelta a empezar.

OTROS MEDIOS
Desgraciadamente para mí, me he centrado tanto en leer lo que no debería haber leído, que al final tampoco le he prestado mucha atención a las alternativas, sobre todo a las pequeñas. Por lo poco que he podido apreciar, y por lo poco que recuerdo de las veces que me he sumergido en la red buscando alguna referencia que valiera la pena y, de paso, que justificara mis puntos de vista (ya sabéis que en internet siempre encuentras lo que buscas), es un hecho que los artículos de apoyo a Chávez, ya sea en una de esas declaraciones timoratas como pidiendo perdón o ya directamente una arenga visceral, siempre están repletos de datos o referencias. Debe ser que al final los números están de su parte.

http://www.publico.es/internacional/451789/la-prensa-espanola-ajena-a-que-seran-los-venezolanos-quienes-decidiran-su-futuro.html

http://www.publico.es/internacional/451705/chavez-un-legado-de-dignidad-para-un-continente.html

http://blogs.publico.es/elmundo-es-un-volcan/2013/03/06/el-carisma-no-se-hereda-pero-maduro-no-lo-necesita.html

http://www.eldiario.es/zonacritica/presidente-Chavez-Presidente_6_108199183.html

http://www.eldiario.es/zonacritica/historia-absolvera-hugo_chavez_6_107849242.html

https://www.diagonalperiodico.net/global/lo-irreversible-y-hugo-chavez.html

Y aquí pa dar y tomar:
http://www.rebelion.org/seccion.php?id=19

Y aquí ni te cuento:
http://www.attac.es/category/internacional/latinoamerica-internacional/

Bueno, ya está todo el pescao vendido. Espero haber aportado mi particular grano de arena. Si habéis llegado hasta aquí os debo un bolívar. Os lo pagaré por giro postal, que igual para cuando os llegue ya vale un 20% más. Con suerte.
Y sí, estáis en lo cierto. Soy un manipulador. Pero ya sabéis el dicho: quien manipula a un manipulador, tiene 100 años de descuento en Iberia. Para emigrar a Latinoamérica, digo. Si es que para entonces Iberia sigue existiendo. Eficientemente hablando, claro.

La vida a todo tren

6 Mar

ARACELI VILA AÑÓN

Oh Confederación Helvética, tú que me has dado tanto, y ahora me robas la ilusión con un simple paseo (y no me refiero al hecho de que una se convierta en la más miserable de las miserables con 50 eurazos en la cartera para una noche. No, eso ya es otro tema).

En medio de una encrucijada vital decido viajar a Zürich para visitar a esa gente maravillosa que a veces la vida decide ponernos en el camino. El viaje no puede terminar sin un paseíto a través de Bahnhofstraße con punto final en el lago. Y es ahí, en ese microcosmos de apenas 1,4 km de largo, donde surge la reflexión de este post/artículo/llamémosloX.

Con unos doce años decidí que quería ser presentadora de televisión y mi pregunta fue ¿qué tengo que hacer para llegar hasta allí? La respuesta fue: periodismo (ahora sabemos que con un par de operaciones de cirugía estética y unas sesiones de gimnasio tienes la papeleta resuelta, pero ese tampoco es el tema de hoy).

Yo, ingenua, creía que el busto parlante que presentaba sabía de lo que hablaba, conocía en profundidad las noticias de las que informaba y por supuesto, redactaba su guión. Hasta que descubrí la realidad. Y por eso decidí que no, que mejor presentadora no. Que yo lo que quería era conocer las cosas de primera mano; contarlas, pero contarlas de verdad, sabiendo una lo que está diciendo y habiendo estado allí para hablar con conocimiento de causa. Al fin y al cabo lo que yo quería no era solo vender una imagen, era llenarla de contenido.

Y de imagen va la cosa. Cruzando una de las calles más exclusivas de Europa uno se da cuenta de lo cínico que resulta el mundo. De lo fácil que es emitir juicios de valor desde la comodidad que da ser uno de los paraísos fiscales de todo el mundo (de eso pueden dar buena cuenta Luis Bárcenas y otros españoles).

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, cuando uno camina por allí se da cuenta lo infeliz de “la vida moderna”, todos visten de negro, azul marino, marrón camel –los más atrevidos-, bolsos de piel, maletines, zapatos y gafas exclusivas, maquillaje, Porches, Audis, BMWs o Maseratis… todo para proyectar la imagen de lo que consideramos la vida ideal, y de lo que nos debería hacer ser la envidia del mundo entero. En los escaparates, los precios son tan abusivos y astronómicos que resultan absurdos, 100 gramos de pasteles 10 euros, bolsos de una marca aleatoria 1200 euros, y la gente los lleva orgullosa, exhibiendo todo su poder en un golpe de vista. Pero ninguno se acuerda de sonreír, se han olvidado de cómo ser felices más allá de la vida de lujo, toda su felicidad recae sobre el peso del dinero, de cómo poder comprar más –y por estúpido que resulte- más caro. Cuanto más caro sea lo que tienen y menos gente lo posea, más felices son ellos. La mayoría de las veces no se trata de lo que ellos tengan, si no de lo que los otros no pueden alcanzar. Profesionales al servicio del liberalismo económico, del capitalismo y lo que les proporciona más satisfacción es salirse de su sistema de producción industrial para tener productos únicos y de edición limitada, que no sean creados en cadena y grandes cantidades como los que ellos, probablemente, fabrican y venden. Así obtienen su felicidad. Paseándose por la calle con una bolsa de Chanel en una mano, y un sándwich de la citada pastelería en la otra. Cuesta el doble y tú, no puedes comprarlo.

Y en este país, donde la mendicidad está prohibida, se despierta una con noticias de disturbios de la noche anterior. Cada uno de los titulares que se ven en los periódicos, se escuchan en la radio o se proyectan en las pantallas de la estación hace referencia al grandísimo coste que han ocasionado estos vándalos, manifestantes, pero nadie se dedica a explicar porque estaban allí y porque decidieron reunirse. Evidentemente la violencia y el destrozo no es la salida. Pero encubrir los hechos con fines no conocidos, tampoco.

Pero, prosigamos por el paseo en Bahnhofstraße. Llegados a este punto ya he alcanzado el lago. Me acerco al embarcadero, la vista es preciosa. A los lados, la ciudad descansa tranquila y pierdo la mirada en el fondo, donde se confunde el agua, con la niebla y el paisaje. Y una vez más, la realidad abofeteándome en la cara. Una mujer se acerca a la orilla con dos bolsas muy grandes de pan duro y dos niños. Dispuestos a pasar 5 minutos de diversión alimentando a una superpoblación de pájaros y patos que viven en los alrededores. Y ¿cuál es el problema? dirán ustedes. Ninguno. Pero nos hemos acostumbrado tanto a despilfarrar los recursos, que hemos acabado dándole la comida a los patos, el dinero a los bancos, el poder a los desvergonzados y sacando de sus casas a las familias, empujando a las personas al suicidio, robando los derechos a la población y prohibiendo los pobres. 

Cuentas en Suiza

Y, tras descubrir y confirmar que el ser humano está perdido, sin saber dónde ir, en la más profunda de las decadencias y que al hombre para aliviar todo su dolor y presumir de plenitud y felicidad solo le queda el dinero, una ya no sabe si subirse o bajarse del tren; si precipitarse al vacío o exiliarse y dedicarse al cultivo y cría de productos para auto-alimentarse y alejarse tanto como pueda de este sistema perverso, a sabiendas de que ni las plantas de interior sobreviven con ella más de una semana.

Jorge Fernández Díaz no es gay, es del Opus Dei

4 Mar

jorgeee

KATY L.

El Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, exclamaba hace unos días ante la Santa Sede en Roma, que el matrimonio homosexual  “no debe tener la misma protección por parte de los poderes públicos” y que no garantiza la pervivencia de la especie. Bien, detrás de este despropósito humano hay una larga historia, preparen el equipaje porque vamos a hacer un explicativo “peregrinaje” por la vida de este “buen cristiano”.

Jorge es el segundo de una familia de diez hermanos, su padre, militar franquista nacido en Navarra, correteó por la península hasta asentarse en Barcelona, ciudad en la que nuestro ministro creció como ser y como político. Tras conseguir formar parte del Cuerpo de Inspectores Superiores de Trabajo y Seguridad Social del Estado, Fernández Díaz inició su andadura en el centro-derecha catalán. Su recorrido dentro de formaciones como UCD y CDS le llevó hasta Alianza Popular, donde asentaría su carrera  política hasta hoy.

Fiel escudero de Mariano Rajoy durante los gobiernos de Aznar, Fernández Díaz alcanzó la cima de las “carteras políticas” cuando el gallego se alzó como presidente en noviembre de 2011. Cuando juró su cargo afloró su “buen cristiano” y aseguró ser muy devotos de Santa Teresa. Su relación con ella va más allá de un simple juego, oculta la historia de su niñez.

Jorge esconde un idílico pasado en tierras aragonesas, concretamente en Maluenda; cuando era niño acudía con frecuencia a esta pequeña localidad para visitar a su tío, sacerdote y capellán del convento de las carmelitas. Su tío, se llamaba como él y compartían apellido, así, el Padre Jorge Fernández hizo de magnífico maestro para Jorge Junior, que conoció de primera mano la vida de la clausura y la profunda religiosidad que habita entre los seculares muros de “las descalzas”.

maluenda

En la actualidad dieciséis monjas habitan en el convento de Maluenda, que no de Marhuenda. Nueve de ellas son peruanas, según dicen, para fortalecer  a un equipo donde las monjas españolas ya superan los 80 años de edad. Son un fiel reflejo de la “pervivencia” de esta institución, que se ve obligada a buscar más allá de nuestras fronteras para proteger nuestra especie.

En su despacho del Congreso de Los Diputados, Jorge Fernández Díaz tiene un enorme retrato de Tomás Moro, santo al que Juan Pablo II pedía que se encomendaran los políticos para obtener fortaleza, paciencia, perseverancia y buen humor. Quién sabe si esta imagen sirve para evitar que Artur Mas realice consulta alguna, o para permitir que los sacerdotes como su tío puedan reproducirse por gracia de Dios.

En una entrevista que concedió como ministro, Jorge aseguraba haber sufrido una “conversión”, decía que antes no negaba a Dios, sino que simplemente vivía como si no existiera. Manifestaba que todo cambió cuando se dio cuenta de que su vida solo tenía sentido a la luz de Dios y reconocía que su plan de vida está muy próximo al Opus Dei. De hecho, es miembro de la organización, es un supernumerario más.

Todas las actividades dirigidas a ellos se separan para hombres y para mujeres, y es aquí donde puede radicar el origen de sus crispantes palabras sobre la homosexualidad. Un hombre acostumbrado a relacionarse con hombres, un hombre que respeta la vida humana y que ha visto que aunque el roce hace el cariño, nunca es suficiente.

Jorge dice que sufrió su “iluminación”en el año 1997, aunque tuvo un camino de retorno allá por 1991 cuando fue a Las Vegas y pensó “donde abundó el pecado, sobreabundó la Gracia”. El ministro piensa que las cosas no suceden porque sí, gracias a los amigos o por lo listo que uno sea, para explicarlo citaba a San Agustín y exclamaba “Ah, Señor, eras Tú”. Aunque lo que verdaderamente quería decir fuese, “Ah, Rajoy, eras Tú”.