De Ikea a Chechu en tres sencillos pasos

13 Mar

EVA Y.

Desde el martes, día en que saltó la noticia de la supuesta contaminación fecal en los pasteles de chocolate de Ikea, hay una imagen que no he conseguido sacarme de la cabeza. Muchos recordaréis la película ‘Matilda’, una joya que hizo mella en la generación de finales de los 80 que aportaba una visión positiva sobre la soledad y la incomprensión de una niña de corta edad y que alentaba a un frikismo infantil al que algunos aún nos aferramos. Pues bien, quienes recuerden la cinta probablemente también tengan grabada a fuego la escena en la que el hermano de Matilda se enfrenta a ingerir la totalidad del enorme pastel de chocolate bajo los férreos mandatos de la profesora Trunchbull, aquel histriónico personaje alimentado a base de anabolizantes.

Mucho he recordado esa escena estos días. Había una frase en el guion de esa maestra pseudo-nazi en la que se describía el pastel que posteriormente se iba a meter Bruce entre pecho y espalda. “Este pastel está hecho con mi SANGRE, SUDOR y LÁGRIMAS”. Yo por aquel entonces no entendía de sentidos figurados ni de frases hechas, solo de interpretaciones literales. Así que el sufrimiento de Bruce lo relacionaba más con lo nauseabundo de los ingredientes que con su capacidad estomacal. De mayor he sabido que algunos de los alimentos que más me pirran están hechos con sangre, y aunque la idea no me fascina, la tolero. No así con los productos hechos con mierda. Es cuestión de modas; todo se andará.

Ikea ha conseguido, una vez más, darle la razón a aquella persona que dijo que la realidad supera a la ficción (y mira que me fastidia tirar de tópico… pero si es certero, habrá que usarlo); y ha conseguido también que me lanzara a Google a buscar qué fue de la pequeñuela que encarnaba a Matilda, tan simpática ella. Y ahora es cuando empieza la también tópica y manida idea de tirar de lista para saber qué fue de aquellos tiernos niños que dieron vida a algunos de nuestros referentes -o no- en algún momento que ya forma parte del pasado.

MARA WILSON (Matilda en ‘Matilda’)

Este es uno de esos extraños casos en los que no se sabe si el personaje deglutió a la persona o viceversa; una adaptación de la pregunta “¿Qué fue primero: el huevo o la gallina?” adaptada al celuloide. Esta misma duda surge con Sylvester Stallone y Rocky o Jack Nicholson en cualquiera de sus papeles de loco (tiene tantos que es difícil distinguir al ciudadano de sus personajes).

Matilda Mara Wilson pequeña

El caso es que la joven Mara, tras actuar en media docena de películas entre las que se cuentan la ya mencionada ‘Matilda’ y ‘La señora Doubtfire’, se retiró dignamente de la gran pantalla a los 13 años -todo lo contrario a lo que hicieron Macaulay Culkin o las gemelas Olsen-. Acabó el instituto, fue a la Universidad de Nueva York y ahora, a los 25 años, se dedica al teatro y a la dramaturgia. Ante la interrogativa de sus fans por saber si volvería al mundo del cine, ha sido tajante. Según sus propias palabras, considera que es un trabajo fácil, que deja poco margen a la creatividad, que tiene aspectos deshumanizantes y al que ya no tiene intención de volver. Argumentos que parecen envueltos en pedantería pero que, desde una óptica interna, tal vez sean más sólidos que gaseosos.

Matilda mayor Mara Wilson

BARRET OLIVER (Bastián en ‘La historia interminable’)

Su debut en el año 82 en un episodio de ‘El coche fantástico’ marcó el rumbo de su carrera cinematográfica; porque fantasía era, precisamente, lo que cultivaban los trabajos que le llevaron a la cima de la fama infantil. A los 11 años protagonizó ‘La historia interminable’ con el papel de Bastián.

qué fue de barret oliver bastián historia interminableEse mismo año actuó en ‘Frankenweenie’, el corto de Tim Burton llevado al cine en 2012 en metraje largo y animación. Sus interpretaciones en ‘Cocoon’ y su secuela fueron la culminación de su trayectoria actoral. Hoy por hoy, a sus casi 40 años, ha pasado a la cara oculta de las artes. Ahora es fotógrafo y profesor de fotografía, y hasta ha publicado un libro -‘A History of the Woodburytype’- sobre este tema en el año 2007. Imaginamos que mal no le va por el precio al que vende cada nuevo ejemplar: 230 dólares en el mercado de Amazon. Casi nada.

GIORGIO CANTARINI (Giosué Orefice en ‘La vida es bella’)

giorgio cantarini que fue del niño de La vida es Bella

Ese niño que nos deshizo el corazón entre risas y lágrimas en ‘La vida es bella’, con su voz dulce, su cara risueña y su gorrilla de deshollinador, podría ser hoy el hermano pequeño de Adrien Brody. La buena noticia sería que podría seguir participando en películas bélicas de éxito; la mala, es que no lo hace. Desde que debutó desencajando mandíbulas en los espectadores y escogió el buen camino de Ridley Scott en ‘Gladiator’, Gio solo ha actuado en cuatro cintas ‘menores’.
Lo mismo da. Con solo 8 años ya había participado en dos películas que cosecharon 8 Oscars entre ambas. Así que ahora, a sus 21 años, perfectamente podría vanagloriarse de haber gritado en la realidad aquella frase, “¡HEMOS GANADO!”, que le inmortalizó en la gran pantalla hace ya 16 primaveras.

DAVID DORFMAN (Aidan Keller en ‘The Ring’)

Su palidez y su capacidad para entornar esos ojillos hundidos hacían creer que lo que este chaval quería en realidad era el papel de malo en ‘The Ring’, y lejos no le anduvo. Está claro que lo de Dorfman es el terror: repitió en la segunda parte de ‘The Ring’, tuvo su papel en ‘La matanza de Texas’ y en un capítulo de ‘Entre fantasmas’. En 2010 participó en la serie ‘Zombie Roadkill’, otra del género. Hubo una época en la que Spielberg y Shyamalan nos impusieron a Haley Joel Osment como el único actor infantil sobre la faz de la tierra. Tal vez por eso la interpretación de Dorfman no tuvo tanto eco en el cine de terror. Pero, francamente, entre el rostro de posesión infernal de David y la cara de sugus de piña de Haley Joel Osment, el niño monopolista de ‘El sexto sentido’, me quedo con el primero. Aunque David Dorfman parece que ha preferido encasillarse en el terror, lo del rol de pringadillo tampoco se le da mal, algo en lo que ya demostró dar el pego en la comedia ‘Drillbit Taylor‘ de 2008. Se dice, se comenta, que lo aprendió de Gabino Diego. 

que fue de David Dorfman

DANNY LLOYD (Danny Torrance en ‘El resplandor’)

Otro que tal. Entrada triunfal y salida por la puerta de servicio. No se encuentran explicaciones en la red sobre por qué Danny Lloyd (o sus padres) decidió apartarse del mundo actoral a los 8 años. Pero tampoco hacen falta.

danny lloyd antes y después

Tras ser elegido como segundo plato -eso sí, entre unos 5.000 aspirantes- para el papel de Danny Torrance y actuar en un telefilm, su estela cinematográfica desaparece. El primer candidato en el que Stanley Kubrick había pensado era Cary Guffey, el niño de ‘Encuentros en la tercera fase’, que también se retiró de los platós de rodaje a los 13 años y que hoy se ha convertido en enemigo del pueblo trabajando para Merrill Lynch. La razón de que Guffey finalmente no hiciera la película fue que los padres no le dejaron porque les parecía muy oscura para un niño de su edad; y no es de extrañar. Pero el tito Stanley era, al parecer, un hombre comprometido con la protección de los niños -a Malcolm McDowell probablemente le diera la risa- y consiguió que durante el rodaje, Danny Lloyd pensara que estaba rodando un drama y no una cinta de terror (quién lo diría viendo esta escena y la cara del muchacho).

Desde 2007, Lloyd es un profesor muy celoso de su intimidad. Tal vez por eso no quede claro en ningún lado qué ocurrió entre el año 82, cuando dejó el cine, y su llegada a las aulas. Mola más imaginarse una historia a lo Stephen King para explicar esos años de vacío.

AARÓN GUERRERO (Chechu en ‘Médico de familia’)

que fue de chechu

Debo confesar que mi experiencia con Chechu se trata más de una atracción cómica por la mezcla de su sobrenombre y sus rasgos, que de un profundo seguimiento televisivo. Una decena de capítulos de ‘Ana y los 7’ cuando aún era un bebé ante el consumismo me bastaron para saber que no era ese el tipo de contenidos que quería consumir, y lo cierto es que ‘Médico de familia’ nunca despertó en mí el hambre de interés. Tampoco me provoca especial curiosidad la actual vida de Chechu, pero es por darle un toque cercano a la lista de invitados. Chechu es otro de los que pocas responsabilidades han vuelto a tener antes las cámaras desde que expiró su época dorada como niño/teenager travieso y entrañable. Tal vez por decisión propia o por ausencia de decisión ajena, solo ha hecho algún cameo, ha aparecido en algún programa de estos de tarde. No sabemos si se dedicará al teatro, pero sí que tiene un restaurante en Madrid con el que intenta prolongar sus días de vino y rosas. El sitio se llama ‘Alta costura’ -lo menciono por si no queréis ir y caéis allí por error-, un nombre más que pretencioso para alguien que se mueve a caballo entre la fama y el olvido. ¿Qué explicación tendría si no el siguiente vídeo? Mirad, mirad…

Anuncios
Minientrada

Cursos gratis para jóvenes desempleados

11 Mar

Cursos gratis para jóvenes desempleados (menores de 30)

¿Aún sigues esperando a que te llamen de las oficinas del SEPE para hacer alguno de sus cursos gratis para desempleados? Cuando eso ocurra los casquetes polares ya se habrán derretido, el nivel de los océanos habrá subido 4 centímetros, la temperatura media de la superficie terrestre será de 47º y el SEPE habrá cambiado su nombre por ESPE en honor a esa histórica presidenta de la Comunidad de Madrid, el único ser inmortal del planeta Tierra.

Pues bien, aquí os traemos un halo de esperanza. Siglo y medio después de la fiebre del oro en nuestro país se da un síndrome emparentado con aquella locura californiana: la búsqueda de cursos gratuitos. Y la locura se da, precisamente, por la dificultad para encontrarlos. Enterrados  entre hipervínculos y palabras poco orientativas, se hallan estos tesoros de la formación para desempleados subvencionados por el Estado -claro, es que los del Patio Maravillas o la Tabacalera no cuentan; esos son otra historia-.

En el siguiente enlace podréis ver un listado de cursos para desempleados menores de 30 años en distintas comunidades y provincias impartidos por el grupo Femxa, todos ellos con prácticas profesionales obligatorias. Puede ser un buen paso para desprenderse del desánimo y aprender cosas nuevas, algo nada desdeñable. 

http://www.cursosfemxa.es/jovenes/?utm_source=cursosfemxa&utm_medium=banner_home&utm_campaign=banner_home_cursosfemxa

El requisito de ser menor de 30 solo cuenta a la hora de empezar el curso. Es decir, si empezáis el curso el 1 de junio y el 2 cumplís los 30, no seréis excluidos por ese motivo.

Ya sabéis, cuando cliquéis en alguno de los cursos que os interese, dadle al botón “SOLICITA YA TU PLAZA” y la academia se pondrá en contacto con vosotros vía e-mail o telefónica. Y después, a preparar el papeleo.

¡Animaos, bustócratas!

Minientrada

Beca MEC para estudio de lenguas extranjeras

7 Mar

Beca MEC para estudio de lenguas extranjeras

Un hito de las becas de nuestro tiempo: la que concede el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para hacer un curso intensivo de inmersión lingüística en una lengua extranjera.
Los cursos en cuestión se imparten en los centros que la Universidad Internacional Menéndez Pelayo tiene repartidas por España (según el Ministerio es más eficiente estudiar aquí que en los propios países nativos)  y duran 5 días. El plazo de inscripción está abierto hasta jueves el 14 de marzo.
En total, se concederán 14.000 becas entre los solicitantes que cumplan los siguientes requisitos (y pasen una prueba de nivel):

1. No haber cumplido 30 años a 31 de diciembre de 2013.

2. Haber sido becario para Enseñanzas Universitarias, Enseñanzas Artísticas Superiores, Otros estudios Superiores o Formación Profesional de Grado Superior en los cursos 2010/2011 o 2011/2012.

Lo tenéis todo en este enlace: http://www.mecd.gob.es/horizontales/servicios/becas-ayudas-subvenciones/para-estudiar/idiomas/beca-inmersion-menendez-pelayo.html

Para apuntaros, solo tenéis que darle al botón que aparece en la parte superior de la página “ACCESO AL SERVICIO ONLINE” (y registraros si aún no estáis registrados). Toda la solicitud se hace online, simplemente acordaos de guardar el resguardo en vuestro PC o de imprimirlo.

¡Daos prisa!

Esto es otro estúpido artículo de opinión sobre Venezuela

6 Mar

CARLOS MIER

Hoy parece que todos hemos vivido en Caracas los últimos 15 años de nuestra vida. Comimos arepas, acabamos las frases con chévere, lucimos moreno de Isla Margarita y cantamos los goles de la vino tinto. De uno y otro lado lanzamos proclamas encendidas con que si la democracia, blablablá, que si la revolución, blibliblí. Es media tarde del día siguiente a la muerte de Chávez y estoy un poco hastiado ya de tanto (anti)Chavismo, así que me temo que no me va a quedar más remedio que hastiaros un poco a vosotros para hacer más llevadero el miércoles.

Yo, nacido en Asturias, residente en Madrid y aún insubordinado de ultramar, he querido ahora ser muchísimo más cauteloso. Raro en mí. La muerte de Chávez me pilla con un océano de por medio, y quizás ese ha sido el detonante que ha accionado una conexión televisiva en la que me retransmito a mí mismo manteniendo discusiones acaloradas sobre cosas de las que no tengo ni pajolera idea. Claro está, acompañado de un sinfín de contertulios que saben que se imaginan que saben tanto como yo del tema en cuestión. Venezuela es uno de nuestros favoritos. Cuando me he visto sentado con pierna cruzada, mano en mentón y ojos entornados con mirada orientada al infinito he estado a punto de desmayarme. Nunca hagáis examen de conciencia con la mitad de la semana por delante.

Dicho esto, queridas bustócratas y queridos bustócratos, y lejos de atreverme yo a opinar sobre el legado del amigo Chávez, he preferido dejaros una compilación de artículos para que comprobéis por vosotros mismos la dimensión de la tragedia. Y no me refiero a la tragedia panegírica sino más bien a la tragedia mediática. Sé que en parte es tirar piedras contra mi propio tejado y que la crítica corporativa está mal vista por mucha gente, pero esto es un post en el que pretendo ser un simple lector. Estoy seguro de que si lo hubiera tenido que escribir yo, la cosa hubiera sido incluso peor.

Lógicamente he elegido extractos de los dos grandes periódicos de tirada nacional porque en Bustocracia estamos obsesionados con la actualidad, ya que de lo contrario no podríamos competir en la Champion Lig de la información. Bueno, y porque he quedado para tomarme unas cañas en una hora, aparte de que estas tías pagan más bien nada por los textos. Que mucho periodismo libre pero luego colaboraciones gratuitas. Fascistas neocons.

Bueno, que El País será un gran periódico y eso, pero con Venezuela se le suele ir la olla. En el Pedro Jota Team no van tan allá, pero también se les ve el plumero. En contraposición también os adjunto alguna cosilla de medios digitales pequeños para que observéis diferencias. Lo de ABC, Gaceta y demás ya lo dejamos para otra ocasión, que no seré yo el que les genere visitas. Eso sí, por 15.000 al año hablamos, Marhuenda.

Espero que los disfrutéis. Hoy voy del palo del típico tío guay que dice aquello de “sacad vuestras propias conclusiones”. Juro que en breves volveré a ser ese listillo pseudoadoctrinante de otras ocasiones.

Os apuesto medio bolívar a que no llegáis al final. ¡Viva la revolución bustocrática!

DIARIO EL PAÍS
Para que lo cojáis con gusto, primero lo más gracioso. Os dejo los artículos de la edición digital de El País de hoy, todos repletos, como ya os imaginaréis, de datos que sustentan las opiniones vertidas en los mismos. Una lección de periodismo, vamos. Le doy un beso en un ojo al que encuentre más de tres argumentos que no estén basados en la megalomanía, las ínfulas dictatoriales y la “ineficiencia” de la economía venezolana. ¿Ineficiente con respecto a qué? Me encanta. Que sepáis que sois todos unos jodidos ineficientes.

  • Esto es un “análisis” ecuánime donde el único dato numérico son las fechas. Me encanta el uso de “miles de…” para ilustrar la situación. Ah bueno, sí, está éste: “Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la pobreza en Venezuela se situaba en un 49,4% en 1999 y era del 27,8% en 2010”. Pero luego ya le da igual hasta el final.
  • Título: “Un caudillo avasallador e imbatible”. Crema pura. Único número ilustrativo: 400.000 millones de dólares. Se ve que son los que ha invertido el gobierno chavista en la erradicación de la pobreza en la última década. El dato vuelve a perderse en el texto como una lágrima en la lluvia, una vez más, como si diera igual. Utiliza, como he visto también en la televisión, el concepto “pobre” o “clases populares” como el que se refiere a “conservadores” o “socialistas”. Son la “base” del electorado de Chávez. Como si la pobreza fuera una opción política. Ojo a “la pelota de Beisbol” y al “Marisabel, esta noche te voy a dar lo tuyo”. Top.
  • En este, sobre el petróleo, no tengo muy claro qué carajo quieren decir. ¿Está mal que Venezuela haya suministrado petróleo al resto de países de la región? ¿Dios puso el petróleo en zonas del mundo donde no saben aprovecharlo, doctor Kissinger? I have no fucking idea about the idea, with all due respect. Teniendo en cuenta el título, la maniobra de despiste te obliga a arquear las cejas: “El sillón de Bolívar queda vacante”. Mi má.
  • Venga bah, el editorial no lo manipulo.
  • Este otro es de lo más normal que hay en la edición digital de hoy. Es de Joaquín Villalobos, un guerrillero salvadoreño de estos arrepentidos, crítico con la izquierda latinoamericana después de haber estudiado en Oxford de mayor y reciclarse a político centrista. Aun así, y con la pertinaz sequía de datos o argumentos, de lo poco normalillo que se puede leer, contando con el sesgo ideológico y todo.
  • Descojonante. No he podido llegar al final. Llama mucho la atención el titular “Un molesto gatito para el Imperio”, pero luego al final se descubre que la cosa tiene carne de caballo y bacterias fecales.
  • Ataques a la eficiencia económica. No os apuréis porque no hay fuentes. Luego os pongo lo mismo pero al revés. Hay que tener fe, esto va de tener fe. 

Bueno, y poco más en El País digital. Leo informaciones secas sobre los siete días de luto y lo adoctrinada que está la marea roja recordando al “mandatario”. Luego me quedo con la sensación generalizada de que los venezolanos son retrasados y están incapacitados para decidir por ellos mismos. Finalmente no puedo evitar echarle un vistazo a un par de recopilatorios de “frases y chascarrillos” muy ilustrativos y dignos de cuenta de youtube. Supongo que esta tónica se mantendrá todavía unos cuantos días.

*Para saber más de las razones por las que a PRISA no le gusta el Chavismo:
http://www.nodo50.org/plataformabolivariana/Opinion/InteresesPrisaAmerica.htm
http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article42306
http://www.eldigitaldecanarias.net/enviar2885.php
https://www.diagonalperiodico.net/saberes/intereses-empresariales-marcan-rechazo-prisa-gobiernos-venezuela-y-bolivia.html
http://www.revistapueblos.org/old/spip.php?article941
http://www.soberania.org/Articulos/articulo_1129.htm

Algunos están cogidos con pinzas y otros tiene algunos años, pero valen igual. Fe, amigos. Fe.
Me voy con Peter Jay.

EL MUNDO
A mí personalmente El Mundo me ha dado menos ganas de vomitar, aún dentro de su falta de pluralidad de opiniones y sus datos sin ningún tipo de referencia.

El déficit fiscal venezolano es el más alto de Latinoamérica. El país tiene que luchar con una inflación del 40% y la escasez de productos es moneda corriente. Mientras la boliburguesía se enriquece, la revolución ha destrozado a la economía venezolana. Y el ogro filantrópico ocupa el puesto 143 (de 144 países) en el Índice Global de Competitividad (¿Qué índice?¿Por qué no me lo facilita?) en la categoría de “desperdicio de gasto público”. Más de 20.000 venezolanos han perdido la vida por la inseguridad ciudadana y la corrupción alcanza niveles sistémicos. Amnistía Internacional y Human Rights Watch han denunciado continuas violaciones a los derechos humanos (¿Cuáles?). Esta es la herencia real del chavismo: la destrucción institucional, la consolidación de un modelo asistencialista insostenible en el tiempo y la polarización cainita que amenaza la gobernabilidad. 

Basta con teclear índice Global de la Competitividad en Google para consultar ese informe, comprobar quién lo realiza (Foro Económico Mundial, ah es verdad, los que organizan Davos todos los años) y ver quién ocupa los primeros puestos (nuestra querida Suiza, seguida de cerca por Singapur y con el gran Hong Kong en undécima posición). Creo que a esos tres países los podemos encontrar bastante arriba en otra lista. Venga bah, que no hago sangre, si en realidad adoramos la palabra competitividad, ¿no?. A ver, al autor puede que le hayan pedido el artículo de un día para otro. Tampoco hay que exagerar.

“Sólo un 8% de las mayores empresas españolas cree que la crisis internacional ha golpeado a la economía venezolana. Esta es una de las conclusiones del informe ‘2012: Panorama de Inversión Española en Latinoamérica’ del IE Business School.  El estudio dirigido por el economista Juan Carlos Martínez Lázaro, que recoge las opiniones de una treintena de las empresas que cotizan en el selectivo Ibex 35, destaca cómo Venezuela vive un presente económico dulce pero sobre su futuro hay muchas sombras. Un 45% de las compañías considera que la situación económica de la República Bolivariana es ‘muy buena’ y otro 40% la tacha de ‘buena’. Ninguna cree que le vaya ‘mal’, como sí ocurre con Brasil y Chile.”

¿En qué cojones quedamos?¿Es un buen negocio Venezuela o no? A veces vestir con estudios un artículo hecho a prisa y corriendo juega malas pasadas.

Luego ya, un vídeo conmemorativo (http://www.elmundo.es/especiales/internacional/hugo-chavez/video.html), selección de greatest hits (¿Por qué no te callas?, etc), marea roja “alienada” en Caracas, otra vez la sensación de que los venezolanos que votan a Chávez son retrasados, y así vuelta a empezar.

OTROS MEDIOS
Desgraciadamente para mí, me he centrado tanto en leer lo que no debería haber leído, que al final tampoco le he prestado mucha atención a las alternativas, sobre todo a las pequeñas. Por lo poco que he podido apreciar, y por lo poco que recuerdo de las veces que me he sumergido en la red buscando alguna referencia que valiera la pena y, de paso, que justificara mis puntos de vista (ya sabéis que en internet siempre encuentras lo que buscas), es un hecho que los artículos de apoyo a Chávez, ya sea en una de esas declaraciones timoratas como pidiendo perdón o ya directamente una arenga visceral, siempre están repletos de datos o referencias. Debe ser que al final los números están de su parte.

http://www.publico.es/internacional/451789/la-prensa-espanola-ajena-a-que-seran-los-venezolanos-quienes-decidiran-su-futuro.html

http://www.publico.es/internacional/451705/chavez-un-legado-de-dignidad-para-un-continente.html

http://blogs.publico.es/elmundo-es-un-volcan/2013/03/06/el-carisma-no-se-hereda-pero-maduro-no-lo-necesita.html

http://www.eldiario.es/zonacritica/presidente-Chavez-Presidente_6_108199183.html

http://www.eldiario.es/zonacritica/historia-absolvera-hugo_chavez_6_107849242.html

https://www.diagonalperiodico.net/global/lo-irreversible-y-hugo-chavez.html

Y aquí pa dar y tomar:
http://www.rebelion.org/seccion.php?id=19

Y aquí ni te cuento:
http://www.attac.es/category/internacional/latinoamerica-internacional/

Bueno, ya está todo el pescao vendido. Espero haber aportado mi particular grano de arena. Si habéis llegado hasta aquí os debo un bolívar. Os lo pagaré por giro postal, que igual para cuando os llegue ya vale un 20% más. Con suerte.
Y sí, estáis en lo cierto. Soy un manipulador. Pero ya sabéis el dicho: quien manipula a un manipulador, tiene 100 años de descuento en Iberia. Para emigrar a Latinoamérica, digo. Si es que para entonces Iberia sigue existiendo. Eficientemente hablando, claro.

La vida a todo tren

6 Mar

ARACELI VILA AÑÓN

Oh Confederación Helvética, tú que me has dado tanto, y ahora me robas la ilusión con un simple paseo (y no me refiero al hecho de que una se convierta en la más miserable de las miserables con 50 eurazos en la cartera para una noche. No, eso ya es otro tema).

En medio de una encrucijada vital decido viajar a Zürich para visitar a esa gente maravillosa que a veces la vida decide ponernos en el camino. El viaje no puede terminar sin un paseíto a través de Bahnhofstraße con punto final en el lago. Y es ahí, en ese microcosmos de apenas 1,4 km de largo, donde surge la reflexión de este post/artículo/llamémosloX.

Con unos doce años decidí que quería ser presentadora de televisión y mi pregunta fue ¿qué tengo que hacer para llegar hasta allí? La respuesta fue: periodismo (ahora sabemos que con un par de operaciones de cirugía estética y unas sesiones de gimnasio tienes la papeleta resuelta, pero ese tampoco es el tema de hoy).

Yo, ingenua, creía que el busto parlante que presentaba sabía de lo que hablaba, conocía en profundidad las noticias de las que informaba y por supuesto, redactaba su guión. Hasta que descubrí la realidad. Y por eso decidí que no, que mejor presentadora no. Que yo lo que quería era conocer las cosas de primera mano; contarlas, pero contarlas de verdad, sabiendo una lo que está diciendo y habiendo estado allí para hablar con conocimiento de causa. Al fin y al cabo lo que yo quería no era solo vender una imagen, era llenarla de contenido.

Y de imagen va la cosa. Cruzando una de las calles más exclusivas de Europa uno se da cuenta de lo cínico que resulta el mundo. De lo fácil que es emitir juicios de valor desde la comodidad que da ser uno de los paraísos fiscales de todo el mundo (de eso pueden dar buena cuenta Luis Bárcenas y otros españoles).

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, cuando uno camina por allí se da cuenta lo infeliz de “la vida moderna”, todos visten de negro, azul marino, marrón camel –los más atrevidos-, bolsos de piel, maletines, zapatos y gafas exclusivas, maquillaje, Porches, Audis, BMWs o Maseratis… todo para proyectar la imagen de lo que consideramos la vida ideal, y de lo que nos debería hacer ser la envidia del mundo entero. En los escaparates, los precios son tan abusivos y astronómicos que resultan absurdos, 100 gramos de pasteles 10 euros, bolsos de una marca aleatoria 1200 euros, y la gente los lleva orgullosa, exhibiendo todo su poder en un golpe de vista. Pero ninguno se acuerda de sonreír, se han olvidado de cómo ser felices más allá de la vida de lujo, toda su felicidad recae sobre el peso del dinero, de cómo poder comprar más –y por estúpido que resulte- más caro. Cuanto más caro sea lo que tienen y menos gente lo posea, más felices son ellos. La mayoría de las veces no se trata de lo que ellos tengan, si no de lo que los otros no pueden alcanzar. Profesionales al servicio del liberalismo económico, del capitalismo y lo que les proporciona más satisfacción es salirse de su sistema de producción industrial para tener productos únicos y de edición limitada, que no sean creados en cadena y grandes cantidades como los que ellos, probablemente, fabrican y venden. Así obtienen su felicidad. Paseándose por la calle con una bolsa de Chanel en una mano, y un sándwich de la citada pastelería en la otra. Cuesta el doble y tú, no puedes comprarlo.

Y en este país, donde la mendicidad está prohibida, se despierta una con noticias de disturbios de la noche anterior. Cada uno de los titulares que se ven en los periódicos, se escuchan en la radio o se proyectan en las pantallas de la estación hace referencia al grandísimo coste que han ocasionado estos vándalos, manifestantes, pero nadie se dedica a explicar porque estaban allí y porque decidieron reunirse. Evidentemente la violencia y el destrozo no es la salida. Pero encubrir los hechos con fines no conocidos, tampoco.

Pero, prosigamos por el paseo en Bahnhofstraße. Llegados a este punto ya he alcanzado el lago. Me acerco al embarcadero, la vista es preciosa. A los lados, la ciudad descansa tranquila y pierdo la mirada en el fondo, donde se confunde el agua, con la niebla y el paisaje. Y una vez más, la realidad abofeteándome en la cara. Una mujer se acerca a la orilla con dos bolsas muy grandes de pan duro y dos niños. Dispuestos a pasar 5 minutos de diversión alimentando a una superpoblación de pájaros y patos que viven en los alrededores. Y ¿cuál es el problema? dirán ustedes. Ninguno. Pero nos hemos acostumbrado tanto a despilfarrar los recursos, que hemos acabado dándole la comida a los patos, el dinero a los bancos, el poder a los desvergonzados y sacando de sus casas a las familias, empujando a las personas al suicidio, robando los derechos a la población y prohibiendo los pobres. 

Cuentas en Suiza

Y, tras descubrir y confirmar que el ser humano está perdido, sin saber dónde ir, en la más profunda de las decadencias y que al hombre para aliviar todo su dolor y presumir de plenitud y felicidad solo le queda el dinero, una ya no sabe si subirse o bajarse del tren; si precipitarse al vacío o exiliarse y dedicarse al cultivo y cría de productos para auto-alimentarse y alejarse tanto como pueda de este sistema perverso, a sabiendas de que ni las plantas de interior sobreviven con ella más de una semana.

Minientrada

Cursos para jóvenes desempleados

5 Mar

Cursos para jóvenes desempleados

La academia Sanromán ofrece un listado de cursos gratuitos para jóvenes en situación de desempleo. Los cursos, que abarcan la formación en diferentes sectores profesionales, se desarrollarán en Madrid y Barcelona a lo largo de 2013.

Los requisitos imprescindibles son: ser menor de 30 años y estar desempleado

Entre los que cumplan estos requisitos se dará prioridad a los desempleados de larga duración, a los que procedan del Plan Prepara, a los que no hayan accedido a su primer empleo y a los que no posean título universitario, formación profesional o certificado de profesionalidad.

En el siguiente enlace podréis ver el listado de cursos y solicitar información a la academia (en el formulario que aparecerá a la derecha de la pantalla).

http://pnl.sanroman.com/cursos.php

¡¡Buena suerte a tod@s!!

Jorge Fernández Díaz no es gay, es del Opus Dei

4 Mar

jorgeee

KATY L.

El Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, exclamaba hace unos días ante la Santa Sede en Roma, que el matrimonio homosexual  “no debe tener la misma protección por parte de los poderes públicos” y que no garantiza la pervivencia de la especie. Bien, detrás de este despropósito humano hay una larga historia, preparen el equipaje porque vamos a hacer un explicativo “peregrinaje” por la vida de este “buen cristiano”.

Jorge es el segundo de una familia de diez hermanos, su padre, militar franquista nacido en Navarra, correteó por la península hasta asentarse en Barcelona, ciudad en la que nuestro ministro creció como ser y como político. Tras conseguir formar parte del Cuerpo de Inspectores Superiores de Trabajo y Seguridad Social del Estado, Fernández Díaz inició su andadura en el centro-derecha catalán. Su recorrido dentro de formaciones como UCD y CDS le llevó hasta Alianza Popular, donde asentaría su carrera  política hasta hoy.

Fiel escudero de Mariano Rajoy durante los gobiernos de Aznar, Fernández Díaz alcanzó la cima de las “carteras políticas” cuando el gallego se alzó como presidente en noviembre de 2011. Cuando juró su cargo afloró su “buen cristiano” y aseguró ser muy devotos de Santa Teresa. Su relación con ella va más allá de un simple juego, oculta la historia de su niñez.

Jorge esconde un idílico pasado en tierras aragonesas, concretamente en Maluenda; cuando era niño acudía con frecuencia a esta pequeña localidad para visitar a su tío, sacerdote y capellán del convento de las carmelitas. Su tío, se llamaba como él y compartían apellido, así, el Padre Jorge Fernández hizo de magnífico maestro para Jorge Junior, que conoció de primera mano la vida de la clausura y la profunda religiosidad que habita entre los seculares muros de “las descalzas”.

maluenda

En la actualidad dieciséis monjas habitan en el convento de Maluenda, que no de Marhuenda. Nueve de ellas son peruanas, según dicen, para fortalecer  a un equipo donde las monjas españolas ya superan los 80 años de edad. Son un fiel reflejo de la “pervivencia” de esta institución, que se ve obligada a buscar más allá de nuestras fronteras para proteger nuestra especie.

En su despacho del Congreso de Los Diputados, Jorge Fernández Díaz tiene un enorme retrato de Tomás Moro, santo al que Juan Pablo II pedía que se encomendaran los políticos para obtener fortaleza, paciencia, perseverancia y buen humor. Quién sabe si esta imagen sirve para evitar que Artur Mas realice consulta alguna, o para permitir que los sacerdotes como su tío puedan reproducirse por gracia de Dios.

En una entrevista que concedió como ministro, Jorge aseguraba haber sufrido una “conversión”, decía que antes no negaba a Dios, sino que simplemente vivía como si no existiera. Manifestaba que todo cambió cuando se dio cuenta de que su vida solo tenía sentido a la luz de Dios y reconocía que su plan de vida está muy próximo al Opus Dei. De hecho, es miembro de la organización, es un supernumerario más.

Todas las actividades dirigidas a ellos se separan para hombres y para mujeres, y es aquí donde puede radicar el origen de sus crispantes palabras sobre la homosexualidad. Un hombre acostumbrado a relacionarse con hombres, un hombre que respeta la vida humana y que ha visto que aunque el roce hace el cariño, nunca es suficiente.

Jorge dice que sufrió su “iluminación”en el año 1997, aunque tuvo un camino de retorno allá por 1991 cuando fue a Las Vegas y pensó “donde abundó el pecado, sobreabundó la Gracia”. El ministro piensa que las cosas no suceden porque sí, gracias a los amigos o por lo listo que uno sea, para explicarlo citaba a San Agustín y exclamaba “Ah, Señor, eras Tú”. Aunque lo que verdaderamente quería decir fuese, “Ah, Rajoy, eras Tú”.

Cómo perder la cabeza con el burka

3 Mar

EVA Y.

A veces resulta entretenido analizar nuestros esquemas mentales, nuestro sentido de la libertad y nuestra incapacidad para entender que nuestras creencias no son universales.

Vemos la paja en el ojo ajeno, especialmente si el ojo pertenece a alguien que consideramos más débil que nosotros y al que nos vemos obligados a ayudar por compasión y auto-satisfacción. Y tenemos tan asumidas como “normales” algunas costumbres camufladas entre las paredes de la Democracia, que no detectamos las constantes incoherencias que se dan entre nuestros actos y nuestros discursos.

Por ejemplo, la proclama de la igualdad entre el hombre y la mujer; una causa que cualquier mujer, como tal, debería perseguir y defender en TODAS sus dimensiones. Desde la igualdad en el trabajo -una de las peticiones más firmes- hasta la igualdad en la estética. Pero respecto a esta segunda tipología hay un pequeño problema: las mujeres creemos que nos maquillamos, depilamos, encadenamos dietas y calzamos tacones por hacernos un favor. La frase: “Me arreglo para gustarme a mí misma, no a los demás” está a la orden del día. 

tachar

Cuando la escucho -puede que yo misma la haya dicho alguna vez- se dibujan en mi cerebro paisajes apocalípticos y desolados, como la ciudad de Londres en “28 días después” o el mundo entero en “Mecanoscrito de segundo origen”. Y sobre el pensamiento de una mujer pasándose la silk-épil en ese contexto, aparece una enorme cruz negra, como indicio de descarte, tachando la imagen mental.

Es cierto que nadie nos obliga ni amenaza, y que no supone perjuicio para nadie más que para nosotras mismas -la inversión de tiempo en tuneado no es ninguna broma-. Pero existen prejuicios y estigmas sociales que nos hacen rechazar los pelos y los michelines. No puedo decir que conozca la historia del maquillaje, la depilación ni los tacones, porque no es así; pero aunque en un principio hubieran respondido a algún tipo de imposición, la mayoría no cuestionaríamos su validez; es una costumbre totalmente arraigada en nuestra comunidad que no vemos dañina, sino gratificante.

Todo el rollo anterior para manifestar mi acuerdo con el Tribunal Supremo al anular la prohibición del uso del burka en el Ayuntamiento de Lleida. Una medida adoptada en 2010 a petición del gobierno municipal (PSC) y su alcalde, Ángel Ros y que tras el fallo del Supremo queda invalidada.

Cabe pensar en las buenas intenciones de la corporación municipal, pero el simplismo con el que se articula la ordenanza deja patente el problema ya mencionado: la incapacidad para entender que los valores propios no son universales.

burka

Partir de la base de que las mujeres llevan hiyab o burka únicamente por coacción o por imposición de sus maridos no es más que una muestra de paternalismo. Y sí así fuera, el burka no sería precisamente el problema a erradicar. ¿Qué sentido tendría que la administración prohibiera por un lado y el marido obligara por otro? ¿No se convertiría la mujer en una pelota de ping-pong sin margen para elegir su propia dirección?

Ahora, hagamos el esfuerzo de imaginar que igual que aquí llevamos shorts de lentejuelas de Bershka, nos quemamos el pelo con tenacillas o nos enterramos la cara bajo cantidades ingentes de productos químicos de colores -sin que formen parte de una simbología religiosa-, estas mujeres llevan hiyab o burka por voluntad propia. Si ponemos de nuestra parte, tal vez esta posibilidad perfore nuestros prejuicios y se abra paso en nuestra mente, como lo hace la luz del sol al atravesar el ojo de la cerradura de un gran portón oxidado. Y si así fuera, la prohibición de su uso podría suponer la incomodidad y la reclusión de estas mujeres de los espacios públicos.

La obligación es la forma más fácil de explicar lo que no podemos asimilar según nuestros valores prefabricados; y la forma más fácil de resolverlo, su prohibición. Supuestamente, así nacieron las religiones.

En palabras del propio Tribunal Supremo: “[…] no consideramos adecuado que, para justificar la prohibición que nos ocupa, pueda partirse del presupuesto, explícito o implícito, de que la mujer, al vestir en nuestros espacios públicos el velo integral, lo hace, no libremente, sino como consecuencia de una coacción externa contraria a la igualdad de la mujer […] “.

burka gracias

¿Y qué decir de ese argumento que señala al burka como desestabilizador del orden público y la paz social? Que antes no había pensado en ello, pero ahora me domina la paranoia cada vez que en la Puerta del Sol veo a Bob Esponja o a Dora la Exploradora con esas inquietantes sonrisas que auguran fatalismo; que cuando levantan la mano para saludar pienso que van a sacar una pistola de ese mar de felpa; que atravesar la Plaza Mayor se ha convertido en una secuela de la guerra de Vietnam.

Pero donde realmente ha metido la pezuña el Ayuntamiento de Lleida, intentando estar a la vanguardia en prohibiciones modernas al nivel de algunos vecinos europeos, es en vulnerar la libertad de culto. Quizás los redactores de la Constitución, allá por el 78, no imaginaron el “embolado” en el que metían a sus socios del futuro al establecer derechos fundamentales que, o bien fueron mal articulados o bien fueron demasiado pretenciosos otorgando el beneficio de la duda a nuestra propia sociedad. Escribieron sobre algo llamado libertad religiosa cuando aún no somos capaces de respetar la de expresión.

No tengo soluciones para este asunto tan extremadamente delicado: desde luego, no lo apoyo, pero tampoco su prohibición sin miramientos. Ni siquiera el Tribunal Europeo de Derechos Humanos sabe cómo limitar la estrecha línea entre la obligatoriedad y la decisión propia, porque muchas veces de la primera, nace la segunda. Pero a menudo me pregunto si este afán por entrometerse en culturas ajenas amparándose en la dignidad y la igualdad de los individuos no será más que una burda artimaña dirigida por el miedo a que costumbres “invasoras” borren los vestigios de nuestras viejas tradiciones.

En esta caso es necesario un profundo ejercicio de abstracción para tratar de “comprender” o empatizar un poco más con lo que nos es ajeno, al tiempo que evaluamos desde el prisma del distanciamiento lo que nos es común.

Ahí están las monjitas de clausura, encerradas de por vida entre muros de piedra y aparatosas vestimentas, condenadas a no relacionarse más allá de lo que establecen los límites de su convento y sus creencias. Quizás es el hecho de no verlas lo que nos hace tolerar su estilo de vida; o quizás el hecho de que se encierren por voluntad propia. No sé si cuando pensamos que el uso del burka es indigno porque aísla a la mujer de la vida social hacemos lo propio con las monjas de clausura. Ellas llevan la cara al descubierto -esos 10 centímetros cuadrados de carne que les otorga el hábito como tregua- pero nadie se la va a ver.

burka monja

En lo que a religión se refiere, España -que vendiénose como “aconfesional” se hace cómplice de la publicidad engañosa- ni el Catolicismo están para dar lecciones sobre igualdad entre hombre y mujer. Echemos un vistazo al Vaticano o a la Conferencia Episcopal. ¿Detectáis señoras? Yo tampoco. Están todas en los conventos de clausura, en los coros de las parroquias o limpiando las casas de los curas. Y aunque, pese a todo lo escrito, no me guste el velo integral -pero menos aún su prohibición-, me alegría si Dios, desde los cielos, cubriera con burkas a todas esas UVAS PASAS masculinas que desde sus tronos de terciopelo dicen representarle en la Tierra. Solo así me haría creyente.

Universidad para electricistas

1 Mar

EVA Y.

Son tiempos de cambio en el mundo del periodismo.  En realidad no sé por qué seguimos usando esa frase: siempre han sido tiempos de cambio en el mundo, en general. Pero en este momento somos nosotros -y no los caballeros medievales ni los androides del futuro- los que vivimos en nuestras carnes la mutabilidad inherente a la rotación planetaria.

Curiosamente, y aunque somos pioneros en la compra de smartphones y tablets, a España se le tuerce el gesto cada vez que tiene que modernizar con tecnología de última generación algunas de sus instituciones. A veces lo hace tarde, mal y a rastras… Pero es que otras veces, directamente, ni lo hace. Solo hay que detenerse en el caso de la Universidad Complutense de Madrid, concretamente -y para hablar con conocimiento de causa-, en la Facultad de Ciencias de la Información.

Caco-empresario de Word Office

Profesores de 70 años que no se actualizan desde la posguerra; colas milenarias a las puertas de la secretaría; impresos de matrícula -probablemente calibrados con tipómetro- a los que solo les falta una imagen prediseñada de Word Office para ser más lastimeras… Y de informatización, nada. Si quieres saber tus notas y las del resto de tu clase, date siete paseos hasta la facultad hasta que en el tablón de la clase aparezca ese papiro venido de la Antigüedad. Una Sábana Santa puesta por la mano de Dios y que nada entiende sobre protección de datos.

El acompañamiento perfecto para este rudimentario contexto no podía ser otro que un contenido arcaico y repetitivo. El “¿Qué es una noticia?” es, a Ciencias de la Información, lo que “¿Te gusta conducir?” a BMW. Un ritual en forma de pregunta retórica con el que arrancan el 90% de las asignaturas. Otros mantras de esta facultad son: “¿En qué se distingue la información de la comunicación?”, “El triángulo invertido” y “Las 6 W”. Ojo, también hay profesores transgresores que se atreven a romper con todo, como dedicar una asignatura de Nuevas Tecnologías al grabado en piedra y en madera ¡Viva la libertad de cátedra!

Luego acabas la Universidad y haces una retrospectiva de tu paso por ella: no has mejorado ni aprendido ningún idioma, no has tenido ni una clase sobre informática o diseño y no tienes ni idea de los que es el SEO o el community management hasta que empiezas a buscar trabajo. Tampoco es que tengan mucha ciencia ni que saber de ello sea la salvación a la precariedad y al paro. De hecho, por mucho que sepas nunca será suficiente para el insaciable Infojobs y sus colegas; porque cuando empiezas a ser un habitual de los portales de empleo tus esperanzas de encontrar eso, empleo, se desvanecen.

El periodismo se ha convertido en el músico-orquesta de las profesiones. Entonces si tienes 5 años de experiencia, dos o tres idiomas, manejas programas informáticos a nivel de ingeniero y haces las veces de diseñador gráfico – todo eso que en la Complutense no se aprende- puede que tengas suerte y consigas un trabajo con un salario “según valía”. Por si acaso los filtros no funcionan y se cuela algún pringao de perfil bajo.

Los “periodistas” que frecuentamos las barras de direcciones -y cada vez menos las de los bares- persiguiendo una oportunidad online sabemos de la existencia de algunos hitos de la búsqueda de empleo. Ya son clásicos el “redactor con sueco” y “redactor con hebreo”  colgados desde verano de 2012; otro menos conocido pero igualmente destacable es el de “redactor con farsi”. Casos que los futuros estudiantes de periodismo aprenderán en sus clases y que sustituirán a Nipho, Pulitzer y Hearst en los temarios.

Aún no es de dominio público, pero algunos expertos en la descodificación de mensajes encriptados ya sabemos lo que en realidad se esconde tras esas ofertas imposibles. Detalle más, detalle menos; requisito arriba, requisito abajo, todas se pueden traducir utilizando la siguiente plantilla -podríamos considerarla el Europass de las empresas-:

 

Se busca pariente -valorable hijo-, amigo o conocido de persona influyente en esta empresa para puesto de GANDUL manager.

Funciones:

– Bajar a tomar café al bar de la esquina 6-7 veces durante la jornada de trabajo. Podrá requerirse pincho de tortilla.

-Visita de redes sociales (actualización constante con chistes verdes, vídeos absurdos, etc), descarga de capítulos y películas en horario laboral y, lo más importante, navegación por páginas porno.

– Gestión y ejecución de llamadas personales desde el teléfono de la empresa.

– Visitar a jefes y superiores suministrando obsequios, halagos y alguna gracieta que otra. Despacheo.

Requisitos imprescindibles:

-Ser pariente, amigo o conocido de persona influyente en la empresa. Valorable hijo.

– Experiencia de al menos 5 años en la NADA.

– Conocimientos avanzados de rascadura de barriga.

-Agenda telefónica propia para llamadas personales desde el trabajo.

-Buscamos a una persona con gusto por la desidia y la pereza, pero con un elevado ego.

Salario: ni preocuparse por eso, la mitad será en negro.

 

Otra cosa no, pero de identificar este tipo de lacras sociales y de descifrar lenguajes vacuos propios de la más rancia burocracia sí hemos aprendido algo en la Complutense. A ella le debemos las mejores clases prácticas y los mejores maestros en la materia.

Un despacho en diferido

26 Feb


genova_478x317 (1)

KATY L.

Estimados ciudadanos de este nuestro país, hoy voy a hablaros en diferido, lo voy a hacer porque cuando leáis estas palabras ya habrán sido escritas tiempo atrás. Bien, este ejemplo sirve para tratar un nuevo episodio de “Hablar en Tiempos Revueltos” y nuestra protagonista no es otra que la señora María Dolores de Cospedal.

Su historia es aparentemente sencilla, pero esconde un complejo entramado de palabras que con el paso del tiempo va otorgándole dificultad al mensaje político, tanto para el emisor como para el receptor. Se trata de un nuevo fascículo de “Bárcenas y Otros Tres o Cuatro Cerditos”.

En esta ocasión la escena tiene lugar en una rueda de prensa de las de ahora, en las que el político elude responder a las preguntas. La ofrecía la Secretaria de Organización del Partido Popular tras una reunión con el comité de dirección. Cospedal fue la encargada de “explicar” las condiciones en las que se acordó la salida del extesorero del PP para que la retención a la Seguridad Social terminara de abonarse el pasado diciembre, cuando se supone que Bárcenas había negociado su salida de la organización en abril de 2010 tras verse salpicado por la trama Gürtel.

Bien, lo que se produjo según Cospedal fue una “indemnización fracturada, en diferido”, un supuesto acuerdo entre el partido y Bárcenas, del que Rajoy era plenamente consciente, y por el cual se llevaba a cabo una “simulación de retribución” hasta diciembre de 2012. Escuchen el extraño balbuceo de Cospedal en diferido:

La Real Academia Española de la lengua define diferido como: “Dicho de un programa de radio o de televisión: que se emite con posterioridad a su grabación”. Cuando se refiere al verbo diferir dice que se trata de “aplazar la ejecución de un acto”, pero todos sabemos que su uso puede variar, puede adquirir otro cariz, el de “disentir, no estar de acuerdo”.

Tras el balbuceo de Cospedal, solo que me queda pensar en la parte oculta que entrañan sus palabras, o mejor dicho en su “simulacro” de discurso. La comunicación política ha desvirtuado por completo la naturalidad de nuestro lenguaje ¿Desde cuando se utiliza el término diferido para calificar a una indemnización? ¿Se puede calificar de simulacro una relación jurídica? Para la abogada del Estado todo parece sencillo, normal, natural, simple, pulcro, limpio, incluso se muestra comprensiva. Cospedal asegura que “a uno le puede llegar a parecer mal como se pactó, pero así fue”.

Así fue, así es y así será. Qué triste es nuestro país cuando quiere y qué lamentable es el lenguaje de los políticos españoles. Bueno, sus “palabros” y sus “despachos”. Entrecomillo el último término porque hasta el mismo Bárcenas poseía uno en Génova a pesar de no trabajar para el Partido Popular, y es que hasta para esto el lenguaje político es perspicaz. El extraño habitáculo del hombre de los sobres servía para acumular documentación, pero no era un despacho, aunque podía acudir a la sede siempre que quisiera y tenía a una persona para que estuviera al tanto de las llamadas o la “correspondencia” que pudiera recibir. Señores, lo de Bárcenas es lo que Cospedal calificaría como un auténtico “despacho en diferido”.